Terapias alternativas: la osteopatia

Ciertamente la teoría de la osteopatía, aunque difiera sensiblemente de las teorías de los otros investigadores igualmente válidas. Si cuando se pierde la alineación de alguna parte de la columna se genera de modo automático una respuesta muscular que consigue mantener todo en equilibrio, ello no tendría que provocar ninguna alteración si la compensación fuese momentánea. Pero con el tiempo esos músculos permanentemente contraídos pierden elasticidad y potencia, mientras que sus antagonistas se distienden en demasía. Poco a poco se generan adherencias para reforzar esta debilidad, pero hacen perder la elasticidad natural al tejido conjuntivo, disminuye su capacidad de contraerse y con ello la potencia, lo que sumado a la acción misma de la gravedad produce la lesión.

La curación en la osteopatía

Para restablecer todo el mal a su estado óptimo se impone trabajar en unión a la gravedad, un factor que va a influir continuamente sobre el estado óseo, según la osteopatia. Se trataría de provocar distensiones, estiramientos, del tejido conjuntivo y liberarle así de su rigidez, lo que permitiría poder seguir contrayéndose de nuevo con eficacia. Pero como esta teoría no estaría completa sin el factor emocional, Andrew Taylor Still investigó sobre el comportamiento humano, sus emociones, y de cómo influyen enormemente sobre la salud articular y muscular. Los estados de ánimo como la timidez, la tristeza, la agresividad o el estrés, provocan serias contracturas en los músculos, al mismo tiempo que hacen que el individuo adopte una forma de andar y sentarse acorde con su estado emocional. Un tratamiento osteopático definitivo tiene que tener en cuenta estas alteraciones si en verdad pretende curar a la persona, y no solamente calmarle su dolor.

Para confirmar que sus teorías eran ciertas elaboró un mapa topográfico del cuerpo humano al cual dividió en siete bloques, los cuales deberían estar en una perfecta línea recta, siendo el bloque correspondiente a la cadera el eje más importante. Este mapa, así como diversas pruebas basándose en electroencefalogramas y fotografías de Kirlian, que mide el aura corporal, sirvieron para confirmar la validez de sus investigaciones.

El tratamiento osteopático

Una terapia completa de osteopatía debe durar diez sesiones de una hora cada una y comienzan así:

Se realiza un historial del paciente, en el que se incluyen sus hábitos hogareños, su tipo de trabajo y sus aficiones, así como la descripción de los problemas emocionales o sociales que pudieran existir.

Se realizan unas fotografías de espaldas, de lado y de frente al principio del tratamiento y después de cada sesión. Todas tomadas en el mismo lugar y posición, de manera que puedan superponerse para averiguar los cambios que se van generando.

La primera manipulación se hace boca arriba y consiste en un masaje del tejido conjuntivo situado alrededor del tórax y el cuello, el cual se hace con la punta de los dedos y los nudillos, y que conseguirá liberar la tensión acumulada y separar las diferentes capas de tejido.

El masaje se continúa por el esternón, las piernas y los pies, lo que en buena lógica conseguirá que el paciente recupere desde la primera sesión su equilibrio natural.

Siempre utilizando la yema de los dedos, se trabaja la espalda y se estiran los tejidos superficiales, que ayudarán a dar una nueva expansión a la caja torácica y con ello a mejorar la respiración. No hay que olvidar trabajar la parte frontal y lateral, ya que todo el conjunto influye en la respiración y permite que el tórax se expanda.

Utilizando ahora los codos, se tratará de estirar el tejido conjuntivo de los muslos.

Finalmente, y ya centrados en la columna vertebral, se emplearán los nudillos para distender todos los tejidos que rodean y envuelven a la columna.

El tratamiento es tan sencillo que se aprende en pocas semanas y la sensación de placer que se siente es muy intensa, entre otros motivos porque no se somete al cuerpo a ningún dolor y ni siquiera a ningún esfuerzo. Solamente aparecerá dolor en casos muy agudos y crónicos, especialmente en aquellos en los cuales el componente emocional sea la causa del mal.

About Paula